No siempre ha habido el deseo de crear atmósferas diferentes en un mismo lugar. De hecho, buena parte de la arquitectura se ha orientado hacia la especialización de espacios, pensados en función de actividades particulares y exclusivas. El debate sobre la flexibilidad espacial ha sido interminable, pero sin embargo la percepción general siempre se reduce a la comprensión de que cuanto más grande y vacío es un espacio, mayor es su adaptabilidad.

El enfoque de diseño para la renovación de esta casa se basó en el alojamiento de un espacio social mucho más amplio sin reducir las funciones privadas. La eliminación de algunas paredes existentes crea un espacio único y continuo que es ideal para el desarrollo de actividades.

La primera serie de intervenciones son todas sustracciones: en primer lugar, la eliminación del techo de lo que antes era el comedor, ampliando así el patio, permitiendo más luz natural; en segundo lugar, la sustitución de algunas de las paredes ciegas existentes por grandes aberturas acristaladas, lo que hace que, cuando están abiertas, el espacio exterior esté literalmente acoplado con el interior. Como intervención final se añade un volumen al que se accede a través de dos elementos, escalera y puente, dando la posibilidad de atravesar y percibir el espacio desde diferentes alturas.

Este nuevo diseño permite a los habitantes reinterpretar la casa al instante como un único espacio abierto. Lo que antes era un lugar bastante oscuro y confinado se convierte en una sala larga y muy luminosa, conectada al cielo.

Lo que sigue es una serie de objetos, mobiliario y equipamiento. Aunque esenciales para la vida, no prescriben el uso del espacio, que se lleva al extremo incluso en el diseño de los muebles de cocina, resultando en una arquitectura libre, abierta y maleable.

La casa final reduce paradójicamente la cantidad total de metros cuadrados, pero aumenta su indeterminación espacial, lo que resulta en un mayor uso del espacio.

Reforma Pueyrredón

Autores: Ezequiel Adelmo Manasseri, Maria Sol Depetris. Dibujos: Ezequiel Adelmo Manasseri. Collage: Pablo Boffelli. Fotografia: Javier Agustin Rojas. Lugar: Rosario, Argentina. Año: 2015-2017. Superficie: 91 m2.